Mensaje del Presidente de RI Holger Knaack: OCTUBRE

Durante una reciente reunión en Zoom con rotarios y rotaractianos y al mirar sus rostros sonrientes en mi pantalla, me di cuenta de cuánto ha cambiado nuestra organización en tan poco tiempo. Está claro que no regresaremos a la «vieja normalidad» en Rotary, y considero que eso es una excelente oportunidad.

La innovación y el cambio están sucediendo a todo nivel a medida que replanteamos y transformamos a Rotary. La nueva flexibilidad de Rotary se está mezclando con la cultura digital para impulsar el cambio de maneras que nunca hubiéramos imaginado. Podemos aprender mucho de rotarios como Rebecca Fry quien, a sus 31 años, ya cuenta con 15 años de experiencia en Rotary.

Veo a Rotary como una plataforma extraordinaria para cambiar el mundo. Creo que puedo tener una máxima influencia si empodero a los demás para que generen el cambio que desean ver en el mundo. He adquirido conocimientos de liderazgo a través de mis experiencias en RYLA y Rotaract y ahora, como presidenta fundadora de la Red de Impacto Social de Rotary, a través de un nuevo ciberclub.

Involucrar a los exbecarios de los programas de Rotary es la clave para crear nuevos clubes. Nuestro club es la prueba de que los rotaractianos y otros exbecarios quieren afiliarse a Rotary, pero a veces no pueden encontrar el club rotario adecuado para ellos. Nuestro club tiene 31 socios, todos entre 23 y 41 años, y casi todos son exbecarios de programas de Rotary.

Necesitamos poder integrar y alinear a Rotary con otros objetivos personales y profesionales que persigamos. Al fundar este club, nos propusimos diseñar un modelo personalizado de Rotary que se centra en el valor agregado que aportamos a nuestros socios. Hemos tratado también de aprovechar el establecimiento de contactos a través de las agrupaciones de Rotary, los Grupos de Acción de Rotary y otras entidades colaboradoras internacionales para llevar las experiencias de nuestros socios más allá del club.

Nuestro club se reúne y gestiona la mayoría de sus proyectos en línea a través de Microsoft Teams para dialogar las 24 horas del día sobre temas que interesan a nuestros socios. Esto también significa que nuestro club no está limitado geográficamente a ningún lugar: Aunque muchos de nosotros estamos en Australia, también tenemos socios en Alemania, Italia, México, Tanzania y Estados Unidos.

También es decisivo que nuestro club mida el impacto de nuestros proyectos. Para el proyecto «Julio libre de plástico» de este año, creamos una campaña de sensibilización al promover métodos para que las personas reduzcan el uso de plásticos y logramos contactar a más de 6000 personas. Es un proyecto con un impacto tangible en el que cualquiera puede participar dondequiera que esté. Estoy orgullosa de que, a través de nuestro club, estamos reuniendo a la gente en torno a un nuevo tipo de experiencia rotaria. Tengo esperanza en nuestro futuro.

Todos los clubes rotarios tienen la oportunidad de ser innovadores, como el club de Bec. Confiemos en esos clubes, aprendamos de ellos y brindémosle nuestro apoyo. El cambio en Rotary se produce a nivel comunitario ya que los clubes lideran esta iniciativa al definir lo que puede llegar a ser esta nueva Rotary.

El cambio es constante, y tenemos más trabajo por hacer en muchas áreas. Es importante que reconozcamos las contribuciones de personas de todos los orígenes y apoyemos a las personas de grupos subrepresentados para que tengan mayores oportunidades de participar como socios y líderes en Rotary.

Las herramientas para lograr que Rotary sea más inclusiva, relevante y divertida para todos están a nuestro alcance. Utilicémoslas ahora y veremos cómo Rotary abrirá oportunidades para nosotros y para aquellos que aún no nos han descubierto.

Holger Knaack
Presidente de RI 2020-2021