Mensaje del Presidente del Consejo de Fiduciarios: AGOSTO 2020

Hay una gran diferencia entre un problema y un desafío.

Si una abeja se enfrenta sola a un avispón gigante, está en problemas. Pero si la abeja se enfrenta al avispón con un enjambre de otras abejas, entonces el avispón es el que está en problemas.

Esto es cierto en la naturaleza, pero es también un dilema humano. Así que cuando la situación a la que me enfrento es mayor que los recursos que tengo, entonces es un problema. Sin embargo, si los recursos que tengo son mayores que la situación a la que me enfrento, entonces es únicamente un desafío. A veces sobrestimamos nuestros problemas y subestimamos nuestra capacidad para superarlos.

Al inicio, la pandemia de COVID-19 parecía una situación que podría abrumar a La Fundación Rotaria. Pero a medida que avanza la pandemia, no hemos permitido que nos abrume. Hasta el 4 de junio, hemos financiado 208 subvenciones de respuesta ante catástrofe por USD 5.2 millones y 169 nuevas subvenciones globales por USD 13.8 millones en tres meses. Hemos aprovechado la generosidad de los rotarios con fondos de la Fundación y en muchos casos con otros fondos corporativos para hacer que los proyectos tengan mayor magnitud e impacto.

Nunca permitimos que la pandemia nos dominara. Ciertamente, la historia ha demostrado que los rotarios somos un grupo singular. Somos visionarios e idealistas y soñamos con un mundo mejor. Al mismo tiempo, somos adaptables y capaces de soportar los desafíos a los que otros podrían sucumbir.

No nos hemos mantenido inactivos durante la cuarentena. Captamos fondos y realizamos proyectos como si no hubiera ningún cierre. Nos dimos cuenta que era lo mismo que siempre hacemos: tender la mano a la gente necesitada, excepto que la metodología que usamos cambió.

Nuestro proceso de preparación y entrega de proyectos ha cambiado.

La forma en que comunicamos lo que hicimos ha cambiado.

La Fundación Rotaria tiene más de 100 años y ya ha sobrevivido a muchas tormentas, algunas de ellas leves y otras devastadoras para el mundo. Gracias a la fortaleza, el sacrificio y la compasión de los rotarios y el alcance que han logrado, creo que la Fundación continuará mirando al futuro con una renovada esperanza e inspiración.

Nuestra Fundación saldrá de esta pandemia mucho más fuerte y resiliente mientras siga teniendo confianza y fe en ella misma.

K.R. Ravindran
Presidente del Consejo de Fiduciarios de La Fundación 2020-21