La Amistad fue la roca fundamental sobre la cual se construyó el Rotary y la tolerancia como el elemento que lo sostiene unido. Si no fuera por el espíritu de la tolerancia, hay bastante energía atómica en cada Rotary club para explotarlo en mil pedazos.

Paul Harris, 1947, My Road to Rotary, Cap. 37